Los programas de limpieza son esenciales para la obtención de un alimento salubre, inocuo y de calidad.

Toda planta procesadora o empacadora de alimentos debe contar con un programa formal de limpieza y desinfección que asegure la reducción o eliminación del riesgo de contaminación microbiológica, química y física de los alimentos.

La suciedad acumulada en los equipos de preparación de alimentación, favorecen el crecimiento de microorganismos, que podrían contaminar los alimentos y afectar la salud del consumidor Cultura de la inocuidad

La no inocuidad en los alimentos representa un riesgo inminente para las plantas productoras de alimentos, puesto que pueden ocasionar ETAS “estas son aquellas enfermedades que se producen por el consumo de alimentos”, también es conocida como intoxicación alimentaria o enfermedad de transmisión alimentaria de limpieza y desinfección en los equipos, instalaciones y utensilios.

En este sentido, hay que comenzar por políticas como la de capacitación al personal que manipula las máquinas. Asegúrese de garantizar la calidad higiénica del producto.

utencilios industira

Además, es importante involucrar a todos los colaboradores, los gerentes y dueños de las empresas productoras de alimentos, quienes deben ser los líderes de la inocuidad y promover al interior de la organización esta cultura. Esto se hace por medio de capacitaciones y sensibilizaciones donde se resalte la importancia de producir alimentos higiénicamente saludables” aseguró Benítez.

Por ello, toda empresa debe tener en cuenta estos 5 factores donde su ausencia representa un riesgo:

  1. Lleve a cabo un análisis de riesgos para identificar todos los posibles peligros.
  2. Identifique las fases de sus operaciones que son críticas para la inocuidad de los alimentos.
  3. Implemente procedimientos eficaces en aquellas etapas para definir los límites adecuados para la inocuidad alimentaria.
  4. Monitoree los procedimientos de control para asegurar su eficacia constante.
  5. Revise los procedimientos de control periódicamente y cada vez que cambien las operaciones.

Toda implementación de sistema de gestión y limpieza deben estar enfocados en la inocuidad y en la sensibilización del personal, ofreciendo productos de limpieza y desinfección aptos para contactos con los alimentos y que sean de fácil uso y eficaces en la eliminación de los peligros biológicos. Cumpliendo siempre los requisitos legales y amigables con el medio ambiente.

Capacitación, lo primero

Cada empresa debe implementar medidas prácticas que le ayuden a ejecutar adecuadamente los distintos procedimientos de limpieza y desinfección en los equipos, instalaciones y utensilios.

En este sentido, hay que comenzar por políticas como la de capacitación al personal que manipula las máquinas. Asegúrese de garantizar la calidad higiénica del producto.

Además, es importante involucrar a todos los colaboradores, los gerentes y dueños de las empresas productoras de alimentos, quienes deben ser los líderes de la inocuidad y promover al interior de la organización esta cultura. Esto se hace por medio de capacitaciones y sensibilizaciones donde se resalte la importancia de producir alimentos higiénicamente saludables” aseguró Benítez.

Los principales beneficios de un programa de limpieza y desinfección pueden resumirse en:

  • Mayor vida de anaquel del alimento
  • Más clientes y clientes más satisfechos
  • Productos de calidad consistente

revisión en industria

Dotación y equipos idóneos

Es muy importante asegurar, previo a la manipulación de alimentos, que los operarios usen un producto bactericida para el lavado de manos. Las toallas solo deben ser de un solo uso.

La dotación es igual de importante que los productos de limpieza. Garantice que los operarios lleven los gorros, uniformes limpios, y mascarillas necesarias para prevenir los riesgos de contaminación o contagio.

Dependiendo si su operación de limpieza es manual o mecánico, existen detergentes y equipos para cada tipo de operación. Pero ojo, es fundamental usar únicamente desinfectantes autorizados para evitar la contaminación química de los alimentos.