Existen numerosas evidencias científicas que demuestran que los ácidos grasos trans principalmente originados a través de la hidrogenación, tienen variedad de impactos negativos en la salud del ser humano.

A juicio de Mauricio E. Posso Vacca, Director de la Unidad de Gestión Comercial Estratégica de Fedepalma, afirma que el aceite de palma es un producto natural único y representa una alternativa saludable dentro de la alimentación balanceada. Argumenta tmabién, que su estado natural es semisólido, haciendo que no requiera hidrogenación para elaborar margarinas o cualquier otro alimento como galletas, cereales, panes, tortas, etc. por lo tanto es un producto libre de grasas trans.

Las grasas trans se encuentran en muchos alimentos y productos elaborados con aceites vegetales parcialmente hidrogenados, también pueden hallarse naturalmente en pequeñas cantidades en algunos alimentos de origen animal, explicó la nutricionista y dietista Yadira Cortés Sanabria, docente de la Universidad Javeriana.

Estudios comparativos de aceite de oliva y aceite de palma demuestran que su consumo tiene un efecto similar sobre el colesterol malo. A su vez, el aceite de palma, ha demostrado que aumenta el colesterol de alta densidad es decir produce un colesterol bueno. Sumado a estas evidencias, los tocotrienoles (Vitamina E) presentes en el aceite de palma, han demostrado plenamente un efecto positivo para disminuir el colesterol, concluyó Yadira Cortés.