Para considerar un alimento “exento de gluten” o “sin gluten”, este debe tener un contenido inferior de 20 partes por millón, según la comisión del Codex Alimentarius y el reglamento (CE)41/2009 sobre la composición y etiquetado de productos alimenticios apropiados para personas con intolerancia al gluten.
La industria se ha encargado de incluir en las etiquetas la descripción de los componentes de sus productos. De acuerdo con María Victoria Rengifo, gerente general de Lanzetta Rengifo, las compañías deben ser responsables con sus enunciados y asegurar al consumidor que lo que se se muestra en la etiqueta realmente es lo que contiene.
“Es fácil indicar que un producto es libre de gluten, pero es un riesgo para el consumidor si en verdad este producto contiene un pequeño porcentaje de gluten, porque afectará su salud”, asegura Regifo.

¿Cómo verificarlo?

El GlutenTox es una prueba rápida y sensible que permite detectar gluten tanto en alimentos y bebidas de diversa naturaleza y grado de procesamiento, desde materias primas hasta alimentos procesados. Este test es especialmente útil en el control de las empresas agroalimentarias para asegurar que sus productos cumplen con el programa de análisis de peligros y puntos de control críticos, así como para garantizar su correcto etiquetado.
“Si estoy en mi planta trabajando con productos con gluten y después hago limpieza para producir mis productos sin gluten debo segurarme que mis superficies y maquinaria con las que esté laborando haya quedado limpia y en las condiciones ideales, desinfectada y libre de gluten, para entrar a producir con la materia prima que me aseguran es gluten free. Mientras yo pueda estar tranquilo de que mi proceso realmente es lo que dice estaré tranquilo”, concluye Rengifo.
Si la industria se encarga de hacer una verificación detallada y usar instrumentos efectivos en la detección de este componente, llegará de manera responsable a un consumir que requiere una atención especial.
Conozca más de este test en: www.foodsafety.biomedal.com