El desarrollo de la tecnología y la transformación digital llegó a la industria alimentaria. Ahora, todas las compañías deben avanzar hacia la adopción de un nuevo modelo productivo que se adentre en la industria 4.0, en el cual a seguridad alimentaria se posiciona como un papel fundamental para cumplir con las necesidades de un consumidor cada vez más exigente e informado.

 

Los productos deben fabricarse y distribuirse con todas las garantías de seguridad. Gracias a la evolución de las tecnologías digitales, las empresas ahora pueden reaccionar de forma rápida y coordinada cuando se presenta algún problema de salubridad con los alimentos. Facultades como la biología molecular, el big data, los modelos predictivos matemáticos (microbiología predictiva) o la famosa técnica Crispr que permite “cortar o pegar” el ADN, están revolucionando la industria alimenticia acercando los riesgos de seguridad a cero, que en este momento es imposible.

 

La tendencia ahora es mejorar la protección de las fábricas ante posibles contaminaciones del producto, sea intencionada o no. Por ello, se están desarrollando sistemas de información que permitan prevenir y detectar a tiempo cualquier anomalía, con el fin de que se pueda reaccionar rápidamente ante estos problemas que involucran hasta el consumidor final.

 

Por ejemplo, con el uso de este tipo de herramientas digitales se ha logrado realizar una investigación a los mecanismos responsables de que las levaduras presentes en los alimentos puedan causar infecciones en el ser humano. Con ello, se han proporcionado datos sobre el riesgo de las levaduras utilizadas para la cadena alimenticia.

 

Además, el uso de técnicas avanzadas de espectrofotometría previenen el fraude de la venta de pescados y protege las denominaciones de origen. Mientras que las técnicas de visión avanzada o del uso de extractos con compuestos bioactivos ayudan a tener una mejor salud alimentaria y un aumento más natural de la vida útil del alimento, como sucede con las frutas nanoencapsuladas.

 

Todo esto hace parte de las plantas del futuro que ya empieza a ser una realidad. La seguridad alimenticia es un aspecto muy importante para las empresas que se dedican a esta industria y si no se tiene en cuenta, puede traer consecuencias desastrosas a los consumidores y a la misma empresa, que puede ser acreedora de altas multas por parte del Ministerio de Salud. Por eso, prevenir debe ser una prioridad para su empresa.

 

Imagen: Youtube

 

También le puede interesar: