El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), la Policía Metropolitana y la Secretaría de Salud Municipal de Neiva, incautaron más de 2. 700 kilos de carne de res empacada al vacío que no cumplía con los requisitos sanitarios necesarios al momento de ser verificada.

El establecimiento que tenía este carne es Peska Pollo, propietaria del establecimiento Unión Temporal Infancia Sana y Feliz, fundación dedicada en ofrecer alimentación para niños.

La planta no contaba con la autorización del Invima para que sus productos fueran destinados al consumo y comercialización, Es por esto que invitan a la ciudadanía a comprar carne en establecimientos legales y reconocidos, así como a denunciar los expendios ilegales.