Revista IALIMENTOS entrevistó a Constance Voigt, director de Laboratorio en SGS Institut Fresenius, Alemania, con el objetivo de conocer acerca de los requisitos que debe cumplir una compañía de bebidas, no solo en su contenido, sino en su empaque.

1. ¿Qué requisitos deben ser considerados por una empresa productora de bebidas para seleccionar el mejor tipo de envase o el mejor proveedor?

Cada vez hay más demandas complejas para los fabricantes de bebidas. Las necesidades cambiantes de los consumidores, los requisitos legales, aumento de costos y presión competitiva al requerirse desarrollo de productos, de alto nivel, flexible y eficiente de control de calidad. Las empresas de bebidas deben garantizar que los proveedores de materias primas, plantas embotelladoras y fabricantes de equipos, cumplan con todos los parámetros de calidad exigidos.

2. En cuanto a la inocuidad de los alimentos, ¿cómo puede una empresa verificar este proceso? ¿Cómo se puede realizar y supervisar?

La confianza se tiene que ganar. Una contribución importante es hacer control de calidad consistente, ya sea a través de auditorías de regulación a lo largo de la cadena de suministro, o la implementación de sistemas de gestión de calidad y seguridad de los alimentos. Con la ayuda de expertos externos y laboratorios, pueden ofrecerse servicios de control y supervisión en toda la industria.

3. ¿Cuándo es conveniente para una empresa migrar a otro tipo de envase? ¿Sobre qué debe basar la decisión de elegir vidrio, de papel o de plástico?

En el campo de los envases de bebidas, la tecnología está cambiando la cara de los envases a gran velocidad. La evaluación del ciclo de vida muestra que los materiales son cada vez más ligeros y el uso de recursos es más eficiente. En la mayoría de los casos, las empresas saben que los consumidores para productos específicos prefieren un tipo particular de envase. Por ejemplo, la elección de las botellas de vidrio o de PET depende de la situación de consumo. En Alemania, muchas empresas ofrecen sus productos en vidrio y envases tipo PET, esto se debe a que ambos materiales tienen diferentes beneficios.

Las botellas de vidrio, por una parte, tienen altas tasas de rotación: botellas de vidrio reutilizables experimentarán hasta 50 recargas, por otro lado las botellas de PET reutilizables o desechables son irrompibles y gracias a su peso liviano pueden ser fácilmente transportadas.

Los productores, importadores y minoristas quieren tener la seguridad que el envase está libre de contaminantes y residuos no deseados. La detección de estos, es importante para los comerciantes y los consumidores, pero solo puede tener éxito si se realiza un análisis de multimétodo que cubra un amplio espectro de sustancia activas.