Según información del Dane, el crecimiento de la industria en Colombia fue de 8,2%, comparado con enero de 2015, en este reporte se destacó el sector de bebidas que creció un 15,7%.

De acuerdo con Santiago López, director ejecutivo en la Cámara de Industria de Bebidas, el verano y la necesidad de hidratación favoreció la venta en el sector en todos los estratos poblacionales, en el entorno rural y en el urbano. “La segunda variable es la relacionada con innovación, recordando que esta industria en el 2015 y en el 2016 se avocó a una ampliación de su portafolio y una renovación técnica”, añade.

El consumo aumentó en las siguientes categorías: agua, jugos, tés, energizantes, isotónicas, gaseosas con y sin calorías y bebidas funcionales. Esto también impulsó el sector agro que generó más compra de frutas y azúcar.

Además, el Dane informó que la industria de bebidas en el acumulado de los últimos 12 meses (febrero de 2015 a enero de 2016) contribuyó con el 33% del crecimiento de la producción industria manufacturera.

La industria de bebidas también ha tenido que pasar por factores de impuestos a aquellos líquidos que manejan altos niveles de azúcar y han intentado sancionarlos. Ante esta situación López asegura que “la propuesta del Ministro de Salud de establecer un impuesto a las bebidas con azúcar provenientes de la industria es una política pública errada para resolver los problemas de sobrepeso y obesidad, es una política la cual carece de sustento científico, ha fracasado en los países donde se ha implementado y tiene grandes efectos adversos a nivel socioeconómico”.

Pese a todo esto, la industria ha generado en los consumidores mucha satisfacción en los productos, hubo elementos muy importantes que se unieron para crecer la producción y la comercialización, es un hecho que este sector viene creciendo con buen ritmo, y gracias a esto, sigue creciendo la economía del país.